ASOCIACIÓN DECLARADA DE UTILIDAD PÚBLICA, PARA LA REFLEXIÓN Y DESARROLLO DE LA CREATIVIDAD Y DE LAS ALTAS CAPACIDADES.
Altas Capacidades Arca

All posts tagged bullying

acoso-escolar

ACOSO ESCOLAR

¿QUÉ ES?

En ocasiones nuestros hijos e hijas se ven expuestos a situaciones conflictivas que nos hacen dudar sobre su situación en el colegio o instituto. Es en ese momento cuando uno se pregunta si podría estar pasando algo y nos viene a la cabeza palabras como bullying o acoso escolar. Con esto no queremos hacer relaciones entre acoso escolar y altas capacidades, pero sí entendemos que sería interesante profundizar en las características y consecuencias del acoso escolar para que podamos entender mejor la complejidad de la realidad de nuestros hijos, y desde ahí, poder actuar en base a sus necesidades. 

Un alumno o alumna se convierte en víctima cuando está expuesto, de forma repetida y durante un tiempo, a acciones negativas que se manifiestan mediante diferentes formas de acoso u hostigamiento cometidas en su ámbito escolar, llevadas a cabo por otro alumno o alumna o varios de ellos, quedando en una situación de inferioridad respecto al agresor o agresores. Es importante no confundir este fenómeno con agresiones esporádicas entre el alumnado u otras manifestaciones violentas que no suponen inferioridad de uno de los participantes en el suceso.

CONSECUENCIAS DEL ACOSO ESCOLAR 

El bullying no entiende de distinciones sociales o de sexo. A pesar de la creencia extendida de que los centros escolares situados en zonas menos favorecidas son por definición más conflictivos, lo cierto es que el bullying hace su presencia en casi cualquier contexto. Respecto al sexo, tampoco se aprecian diferencias, al menos en lo que respecta a las víctimas, puesto que en el perfil del agresor sí se aprecia predominancia de los varones.

Para la víctima las consecuencias del acoso escolar son muchas y profundas, pudiéndose manifestar una evidente baja autoestima, actitudes pasivas, trastornos emocionales, problemas psicosomáticos, depresión, ansiedad, pensamientos suicidas, etc. También se suman a eso, la pérdida de interés por las cuestiones relativas a los estudios, lo cual puede desencadenar una situación de fracaso escolar, así como la aparición de trastornos fóbicos como no querer asistir al colegio o instituto.  

Se puede detectar a una víctima de acoso escolar por presentar un constante aspecto contrariado, triste, o deprimido, por faltar frecuentemente y tener miedo a las clases, o por tener un bajo rendimiento escolar. Aparte de eso también atinge al plano físico presentando dificultad para conciliar el sueño, dolores en el estómago, el pecho, de cabeza, náuseas y vómitos, llanto constante, etc. Sin embargo, eso no quiere decir que todos los niños y niñas que presenten este cuadro estén sufriendo por un acoso escolar. Antes de dar un diagnóstico al problema, es necesario que se investigue y se observe más al niño.